Logo Comunicua - Agencia comunicación

El contenido es fundamental para posicionar nuestra web en las búsquedas de Google. Eso es algo que siempre hemos oído: un contenido de calidad te ayuda con el SEO. Sin embargo, es importante ponerle las cosas fáciles al buscador y ofrecerle textos adaptados para que la arañita de Google no tenga problemas para identificar qué información interesante puede ofrecer tu contenido a un usuario de su buscador.

Para ello, todos tenemos claro que el texto debe dirigirse a una palabra clave o temática que la gente busque en Google. Hay muchas herramientas que nos pueden ayudar encontrar palabras clave relacionadas con nuestra temática, como KWfinder, aunque el mejor de todos es el propio Google: al hacer una búsqueda te propone resultados mientras escribes una keyword que puede ser interesante. Además, en la página de resultados muestra búsquedas relacionadas basadas en tendencias registradas por el buscador, que te pueden ayudar a dirigir tus textos.

 

Cómo usar las keyword al escribir SEO

No obstante, tampoco debemos escribir como si nos leyera un robot. El más grande buscador de contenidos ha optimizado considerablemente sus búsquedas y aunque tengamos en mente una keyword concreta, lo que posicionará nuestro texto es la temática en su conjunto o partes que recojan información interesante para los usuarios del buscador.

 

El SEO, mejor si es natural

De hecho, es la escritura natural lo que más le gusta a los usuarios de Google, los lectores, esos clientes mimados de la empresa fundada por Larry Page y Sergey Brin. Si a ti, usuario de Google, no te gusta leer en indio o en marciano, al buscador tampoco le gustará.

Pero siguiendo con las palabras clave, veamos un ejemplo. Si queremos escribir sobre cómo se alquilan bicis en Madrid, puede que dudes sobre las palabras clave “alquiler de bicicletas en Madrid”, “alquilar bicis Madrid” o “alquilar una bici en Madrid”. Aunque, si el tema lo has tratado con un contenido de calidad que guste a los usuarios, el algoritmo del buscador tendrá en cuenta ese texto para las tres búsquedas.

Eso sí, su posición dependerá de la competencia de otros textos sobre la misma temática, en términos de calidad de contenido, tráfico, autoridad de la página, etc.

 

 

Consejos a la hora de escribir para SEO

Esa competencia es lo que nos debe animar a hacer bien las cosas y elaborar contenidos de calidad, con elementos diferenciadores (vídeos, infografías e imágenes) y optimizados para el buscador. Lo fundamental es que el tema sea interesante, que genere tráfico, que aporte cosas a los lectores y que éstos quieran compartirlo con otras personas.
 
Pero las formas también debemos cuidarlas. Aquí van unos consejos:

 
Elige un título atractivo y ajustado a las búsquedas

El título es lo más importante. Es lo primero que miran los buscadores y la carta de presentación de tu contenido. Por eso debe llamar la atención y captar al lector. Tampoco debemos olvidarnos de las redes sociales: piensa en cómo quedará ese título al compartirlo en Facebook, Twitter, etc.
 
Eso sí, es importante que no te pases de 60 caracteres para que aparezca entero en los buscadores, y resulta muy recomendable que la palabra clave esté incluida en el.
 

La descripción, el gancho definitivo

La etiqueta meta-description es el texto que se muestra bajo el título en los resultados de Google. No es tan importante como elemento para posicionar, pero tiene una influencia demostrada en el CTR, una abreviatura que hace referencia a los clics que hacemos en las búsquedas. Y claro, si Google observa que uno de sus resultados tiene más clics, lo pondrá más a la vista.
 
Por eso es interesante pensar las meta-descripciones y no dejar que el buscador muestre un triste trozo de párrafo que muchas veces aparece inconcluso en los resultados.
 
Por cierto, es conveniente que no se corte la descripción, que suelen tener entre 140 y 160 caracteres. Existen herramientas para ver una simulación de cómo aparecerían las descripciones y los títulos en los resultados de Google como Seomofo o Serpsimulator.
 

URL optimizadas

Conviene optimizar la URL de nuestra entrada siempre que se pueda. ¿Cómo se hace eso? Pues reduciendo la secuencia de palabras que la URL para que la palabra clave o temática sobre la que gira el contenido sean las protagonistas. Con 4 o 5 palabras bastan, elimina aquellas que no aporten valor, como conjunciones, preposiciones, etc. y quédate con lo esencial.
 
Además, algo que puede ayudar a posicionar una URL es que se encuentre en los primeros niveles de la web. Es mejor que el contenido de tu blog esté en los primeros niveles (dominio.com/contenido) a que esté en un tercer o cuarto nivel (dominio.com/nivel1/nivel2/nivel3/contenido). Así el buscador rastreará antes estas URL y se indexarán en menos tiempo. Es una de esas cosas que debes pensar cuando pones en marcha la web.
 

Etiquetas H1, H2, H3

Para organizar el contenido, contamos con la inestimable ayuda de las etiquetas. Es importante que el texto tenga una única H1, que puede coincidir con el título o no. Aquí lo que cuenta es la coherencia en la organización. Las H2 encabezan unidades de contenido mayores que las H3; y éstas pueden contener secciones en H4…
 
La idea es tener el texto organizado para que Google no tenga problemas a la hora de comprender de qué trata. Además, se deben utilizar las palabras clave y combinaciones derivadas en estas etiquetas (sobre todo H1 y H2) para reforzarlas de cara al buscador.

Si tienes contenidos de calidad e interesantes, con imágenes y vídeos, y bien organizados, seguro que Google lo verá con buenos ojos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Post Relacionados

¿Quieres hablar con nosotros?

Llámanos

900 730 000

Escríbenos

hola@comunicua.com

Cuéntanos lo que quieras: